Cuidados de las Plantas
 
 
 

Cuidados de las Plantas

Cuidados de las Plantas

A continuación le damos diez pasos a seguir para que los cuidados de las plantas se realicen de forma satisfactoria:

PREPARACIÓN Y PLANTADO

El primer paso y el más importante es determinar el tipo de sombra del lugar, y luego elegir sólo aquellas plantas que realmente se adaptarán a esas condiciones. Pero también se les puede brindar mucha ayuda en el comienzo para garantizar resultados satisfactorios y menor trabajo en el futuro.

MEJORAR LAS CONDICIONES DE CRECIMIENTO

Antes de comprar alguna planta, prepare bien el terreno, limpie las malezas y mejore la estructura del suelo. Considere si hay algo más que pueda hacer para los cuidados de las plantas y para que el lugar sea mejor para el crecimiento de las mismas, por ejemplo, pintar una pared de blanco para que refleje más luz o podar los arbustos existentes, para que proyecten menos sombra sobre el terreno. La poda también beneficia a los arbustos que crecen en la sombra, permitiendo que la luz y el aire entren en sus ramas y en las plantas de abajo.

Los cuidados de las plantas en tu jardin

PREPARACIÓN DEL LUGAR

Otro de los puntos importantes para los cuidados de las plantas son las preparaciones previas al plantado, que benefician la futura salud del suelo y plantas. Cave en los nuevos sectores de plantado en la estación anterior a la que intenta plantar, para darle tiempo al terreno para que se asiente.

Esto también le permite aplicar con tiempo cualquier herbicida sobre las malezas perennes, o sacarlas a mano. Incorpore abundante materia orgánica (humus), ya que mejora el drenaje y las posibilidades de trabajo de los suelos arcillosos y aumenta la cantidad de nutrientes y la retención de humedad de los terrenos áridos.

FÁCIL ACCESO

La estructura del suelo se compacta con facilidad cuando está mojada, lo cual ocasiona disminución del oxígeno en las raíces de las plantas y menor drenaje. La mayoría de las plantas para sombra necesitan suelos húmedos, lo cual dificulta el acceso para sacar las flores secas y otras tareas rutinarias. Agregue una plataforma o algunas piedras, use materiales naturales como trozos de troncos, o pequeñas lajas dentro de una bordura, que serán rápidamente disimuladas por el crecimiento de las plantas.

PLANTAR ESPECIES DESDE MACETAS

Las plantas cultivadas en macetas pueden plantarse en el suelo en cualquier momento que no esté helado o seco, pero hay que regarlas con regularidad hasta que estén bien establecidas. Deben plantarse al mismo nivel que el de sus macetas, aunque esto puede dificultar el riego, debido al desagüe. Si el agua permanece en las capas superiores, las raíces tienden a crecer hacia la superficie para alcanzarla, donde estarán más expuestas al calor y la sequía.

Puede preparar un anillo de tierra alrededor de la planta que formará una depresión para detener el agua o agregar un caño de riego (derecha). Los sistemas de riego son muy convenientes para los grupos de plantas, ya que suministran agua directamente a la superficie del suelo sobre la zona de las raíces de cada planta; y son mejor usados con un cronómetro para evitar desperdicios.

NECESIDADES DE PLANTADO ESPECIALES

Compre bulbos que florezcan en primavera en el otoño y viceversa. La mayoría debe plantarse a una profundidad de 2 a 3 veces su altura, y los bulbos más grandes a mayor profundidad. Ate las trepadoras en soportes para ayudarlas a que se extiendan. Los árboles, arbustos y trepadoras deben venderse con las raíces al aire, o envueltas con un poco de tierra. Cómprelos y plántelos sólo en otoño o primavera.

Las plantaciones de otoño deberían establecerse bien en un clima frío y lluvioso, pero la primavera es más segura en zonas frías. Cave un agujero del doble del ancho del pan de la raíz, y 1 1/2 veces su profundidad. Extienda las raíces en el agujero y ajuste la profundidad para que el nivel del suelo coincida con los tallos. Rellene, afirme, riegue y abone. Riegue con regularidad.

Haznos tus consultas o subgerencias a esta dirección: contacto

RUTINA DEL CUIDADO

Mantenga el lugar limpio de malezas y verifique con regularidad si hay algún problema. La mayoría de las plantas necesita muy poco o ningún fertilizante adicional en los terrenos boscosos, ya que la caída anual de las hojas recicla los nutrientes. De otro modo, aplique un abono rico en potasio o un fertilizante balanceado de liberación lenta a comienzos de la primavera, para mejorar la planta.

ALIMENTAR Y ABONAR

Aplique los abonos en las cantidades recomendadas por los fabricantes, ya que si no las raíces de la planta pueden dañarse. Dentro de los cuidados de las plantas proteja cualquier crecimiento superior del contacto con fertilizante, ya que quemará las hojas. Coloque el fertilizante teniendo cuidado de no dañar las raíces superficiales, luego aplique un abono anual. Las plantas ornamentales, como las hostas, se benefician con un fertilizante líquido adicional durante el período de crecimiento.

PLANTAR A TRAVÉS DE HOJAS DE ABONO

Las hojas de abono permiten el completo control de las malezas entre las plantas que crecen de un solo tallo y ayudan a conservar la humedad y regular la temperatura del suelo. La fibra de vellones o los tejidos para terrenos son permeables al agua y al aire, y permiten que se aplique el fertilizante cuando es requerido. Saque todas las malezas perennes antes de abonar, y colóquelas sobre el terreno húmedo. Recuerde que debe perforar las hojas plásticas negras para permitir el paso del agua. Para plantar a través de la hoja de abono, realice una incisión con forma de cruz del tamaño suficiente como para introducir la planta. Doble las esquinas de la hoja cuando plante y riegue bien antes de colocar un abono.

MEJORAR LAS APARIENCIAS

En otoño, arregle las plantas herbáceas que se están secando, no sólo por la prolijidad sino por la higiene del jardín, ya que muchas plantas sucumbirán si pasan el invierno con materiales húmedos y descompuestos en las uniones del tallo y la raíz. Corte los tallos florecidos y los crecimientos superiores de las perennes, usando tijeras de podar. Recoja las hojas que van a caer de las plantas a mano, y las caídas en el suelo con una horquilla de jardín.

Úselas para preparar abono. Algunas perennes siempre verdes, la mayoría de los epimediums y eléboros, se benefician de un tratamiento especial en primavera. Sin embargo, no recorte el follaje de los bulbos de primavera hasta que caiga naturalmente, para que se fortalezca.